t

Estado
Cerrado para nuevas respuestas.

Los dirigentes de Volvo son conscientes de que las costumbres y los comportamientos sociales están cambiando y de que en un futuro no muy lejano descenderá significativamente el número de personas con coche en propiedad. Es la razón por la que están trabajando en la implementación de un proyecto global de movilidad compartida. Se trata del car sharing, con el que crearán una unidad de negocio a partir de la existencia de una flota de vehículos que siempre estará a disposición de sus clientes. Estos los utilizarán según sus necesidades: en el lugar y momento que los necesiten, los tendrán a su disposición, sin tener el coche en propiedad, con todos los gastos que esto implica.

A este club del vehículo compartido, los usuarios accederán mediante una tarjeta inteligente o través del teléfono móvil. El único requisito previo es haber hecho una reserva a través de Internet o con llamada telefónica.

Los clientes podrán disponer de un coche cuando lo necesiten, a cualquier hora del día o de la noche, y solo pagarán por el número de minutos u horas que consuman.

Asegurando el futuro
Con el 'Car sharing' global Volvo se asegura ciertos niveles de producción aunque se prevé que en el futuro haya menos personas que tengan el coche en propiedad. De este modo, Volvo toma posiciones ante la realidad que se avecina.

Se trata de un campo de negocio que no es nuevo para la compañía, que lleva varios años cultivándose en Suecia a través de la empresa de servicios Sunfleet. Una filial que, según explica Volvo4life, funciona desde 1998 y cuenta con 50.000 usuarios e implantación en 50 ciudades.

En torno a Sunfleet y sus 18 años de experiencia, Volvo va a lanzar una nueva unidad de negocio global, que actuará en todo el mundo. Una opción llena de ventajas, sin duda.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas.
Estado
Cerrado para nuevas respuestas.