• Volvo eléctricos: 1.000 kilómetros de autonomía

    Volvo desarrolla nuevos sistemas para incrementar la autonomía de sus automóviles eléctricos hasta los 1.000 kilómetros. El proyecto consta de tres combinaciones tecnológicas y van a realizar las pruebas con varios concept en el primer trimestre de 2012.


    La nueva tecnología de los nórdicos consiste en complementar la propulsión eléctrica con un motor de combustión de tres cilindros que utiliza gasolina o etanol (E85), además de contar con sistema de recuperación de energía en la frenada.

    El primer sistema se basa en instalar el motor de tres cilindros, que ofrece 60 CV, en la parte trasera de un Volvo C30 eléctrico (bajo el maletero). El motor se conecta a un generador de 40 Kw y la potencia que se crea es utilizada para alimentar los 111 CV del propulsor eléctrico. Este generador también es capaz de cargar la batería de ión litio e incrementar su autonomía de 110 a más 1.000 kilómetros.

    El segundo se fundamenta en instalar, en la parte anterior de un Volvo C30 eléctrico, un motor de tres cilindros turbo de 190 CV en paralelo que mueve las ruedas traseras mediante una transmisión automática de seis velocidades. La ventaja de esta opción es que la fuerza del bloque de combustión se suma a los 111 CV del eléctrico para ofrecer 300 CV de potencia. A su vez, el propulsor térmico puede recargar la batería a través del generador de 40 Kw, con lo que la autonomía pasaría a ser de más de 1.000 kilómetros.

    En tercer lugar, la firma sueca utiliza la misma tecnología de motores en paralelo pero con un Volvo V60 eléctrico y ubicado bajo el capó en lugar de en la parte trasera