• Geely quiere un Volvo grande con el que plantar cara a BMW y Mercedes



    Geely ya es la nueva propietaria de Volvo, y ya está trabajando en nuevos planes para aumentar la rentabilidad del fabricante sueco. Una de sus nuevas líneas de acción pasa por el desarrollo de un nuevo modelo con el que plantar cara a la Serie 7 de BMW y a la Clase S de Mercedes. Y es que como bien sabes, Volvo juega un escalón por debajo en este sentido, con el S80 mirando a la Serie 5 y compañía.

    El objetivo de producción para Volvo es de 380.000 unidades (el año pasado colocó 335.000), y según Geely, con esos coches vendidos, el resultado económico pasará de los números rojos a los números negros sin mayor problema.

    Así las cosas, parece claro que Volvo nos va a tener que sorprender con un nuevo modelo en los próximos meses (mejro que años) con el que complementar la gama, puesto que no creemos que lo que se vaya a hacer es agrandar al citado S80 y mirar para otro sitio.